sábado, 13 de noviembre de 2010

Peliculitas

En otra entrada os hablaba sobre aquella vocecita que por momentos te mortifica lanzándote frases crueles a modo de flechas y que en otras ocasiones te eleva con alas de egocentrismo. Pues bien, ella no es la única que está ahí constantemente en nuestro interior.

También se dan las “peliculitas”, sí, ¿no os ha pasado nunca? Estoy segura que sí. Ellas empiezan a desfilar por nuestra mente enviándonos un torrente de imágenes. Hay peliculitas buenas, las hay que son malas, muy malas...

Ahora me diréis: “aaaah! ¡Eso son los recuerdos!

Pues no, no solo ellos protagonizan las “peliculitas”; la imaginación siempre toma partido en su argumento. 

Seguro que muchas veces os han venido imágenes torturadoras de éste o aquél con ésta o aquélla, o de fulanita burlándose de mí o de menganito diciendo no sé qué cosa.

Y viene entonces la pregunta del millón: ¿podemos controlar las peliculitas?
Por supuesto. Sólo hace falta saber cómo, y no, lo siento, pero para esto tampoco valen recetas prefabricadas. Para que busquéis la manera de controlar las mentes inquietas os pregunto yo:

¿Sirve de algo visualizar en tu interior imágenes que te harían daño y que son solo fruto de tu imaginación?
Podéis compartir con las demás alguna manera que tengáis de combatir las peliculitas crueles que se os amontonan en la cabeza. ^^

6 comentarios:

  1. En esto de las peliculitas Almodovar a mi lado se queda corto... jeje. La verdad es que, si te soy sincera, no sirve de nada imaginar tal o cual cosa. en realidad puedes ser feliz mientras lo imaginas, puedes sentir como cierta satisfacción, pero luego volver a la realidad u descubrir que muchas cosas son improbables es, en cierto modo, frustrante y triste, muy triste. Aún así creo que tenemos la manía de hacerlo, de viajar, de aventurarnos en el mundo de la inconsciencia, de la ilusión, y olvidamos por un momento las barreras. Si, quizá es malo, pero a veces también nos hace falta un poco de surrealismo.

    ResponderEliminar
  2. Es cierto que vivir de vez en cuando a base de unas cuantas dosis de imaginación no es malo, lo que pasa es que caer en la dependencia hacia estas dosis es muuy fácil. La buena medida estaría en saber parar a tiempo, cuando te das cuenta de que estás yendo demasiado lejos dices: ¡basta! ¡vuelve al mundo real y para ya!

    ResponderEliminar
  3. Lo que puedo decir con total claridad es que esas "peliculitas" ya sean buenas o malas no sirven de nada.
    La gente hace lo posible por evadirse del mundo en el que vive y eso es algo bastante patetico, un buen ejemplo es una persona que en los fines de semana se dedica a beber para pasar el rato con los amigos.Pues eso no es asi ni de lejos, porque esa persona suele tener una vida horrenda, y beber le ayuda a evadirse de su tortuosa realidad, en este caso esas "peliculitas" son como un martini bien cargado.

    Mi consejo es que os pongais un objetivo en la vida, a ser posible uno inalcanzable, y os paseis el resto de vuestra vida tratando de conseguirlo, porque si no sois capaces de encontrar algo que os motive hasta el punto de ser capaz de aguantar cualquier tortura, no sereis capaces de soportar la penosa vida que podrias llegar a tener. Como siempre digo es mejor pensar en negativo, siempre ponerse en lo peor, por dos razones:
    -Si la cosa sale mejor de lo que esperabes sera un alivio o incluso una alegria.
    -Si la coa sale tan mal como esperabas estaras mas concienciado para afrontar la esa situación

    ResponderEliminar
  4. En parte, eso último que añades en tu comentario Alex es cierto, siempre he pensado que el negativismo era más provechosos que el excesivo positivismo. En cuanto a lo de elegir un objetivo inalcanzable no se lo recomiendo a nadie, eso si que te hace precipitarte, caer y levantarte, pero no podemos pasarnos la vida detrás de imposibles, por muchas peliculas que nos inventemos. Es mejor luchar por algo seguro, que no siempre ha de ser fácil, per al menos está dentro de nuestras posibilidades...

    ResponderEliminar
  5. Excelente aportación al tema, Alex. Pienso que la necesidad de "peliculitas" depende del grado de realismo de la persona, que no es necesario que se confunda con el negativismo. Ser realista es saber en qué plano estás, tampoco se trata de someterte en la más pura miseria a base de tortura psicológica en plan: "eso no es para ti".
    El objetivo de vida es muy importante, quizás lo que más en la motivación de una persona, es un tema que mes gustaría tratar en posteriores entradas.
    Miércoles, quería planterarte que pienses que las metas son imposibles o improbables en la medida que tú las veas. Que creas que no merece la pena luchar algo porque no te haría bien no significa q eso de entrada ya sea imposible.

    ResponderEliminar
  6. Miercoles, tienes razón en el hecho de que inalcanzables acaban por minar tu esperanza, pero el problema de conseguir un objetivo a tu alcance es que si no lo eliges bien, el dia que lo consigas, te sabra a poco y perderas las ganas de luchar por algo, aun asi siempre puedes centrar tus fuerzas en diferentes objetivos, para asi tener siempre algo a lo que aspirar.

    Mitu,creo que el autentico problema es que la gente intenta ver la cosas con realismo, pero no suele ser capaz de afrontarlas. Un buen ejemplo es que la gente tiene miedo a lo que los demás puedan decir de ella y por esa razón suele inventar artimañas y miente y engaña solo para evitar esa situación en la cual podrian herirla. Ese tipo de cobardia es el que le quita el derecho a quejarse a cualquier ser humano.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.