viernes, 26 de octubre de 2012

Tanto






Siguiendo en la onda del reto de escribir el micro-relato inspirado en una canción, os dejo una tímida aproximación a la letra "Tanto" de Pablo Alborán.   Dedicada a dos bloggers fans de este cantante :)



En aquellas tardes que amenazan con hacer llorar al cielo, al girar una esquina, sus palabras desaparecen. Dejan de pensar en todo lo que llena su cabeza, ambos se miran de arriba abajo. Entran en la mirada del otro, buscando algo dentro.

Desde la última vez que se vieron los años han pasado, la gente les dice que han cambiado, que ya no tienen esa cara de niños de la adolescencia. Pero de repente el destino baraja sus cartas y los enfrenta en la mesa de juego. Alma se pregunta por qué dejaron de hablarse, por qué las palabras se interrumpieron entre ellos por tanto tiempo. Ya casi había olvidado la rabia del silencio que los meses se habían ocupado de apagar. Casi, porque ahora mira a Mateo y reconoce ese brillo que provocaba en ella latidos adolescentes. En este instante el tiempo está suspendido en las cuerdas del pasado, y Mateo está meciéndose en ellas. Su mente está buscando las palabras idóneas, mas sólo es capaz de susurrarle al oído:

-Puedo.

El tiempo les espera para continuar, ella no responde y el brillo en los ojos de Mateo recorre lentamente su cuerpo.

“Alma… puedo aprender a quererte de nuevo. Tan solo con la mirada ya puedo recordar cómo se me erizaba la piel cuando te rozaba lento. ¡Puedo esperarme un minuto… lo que necesites…! Para que pienses mis besos, mi cuerpo y mi fuego. ¿Recuerdas cuando nos escondíamos, nos besábamos de pronto? Mírate, estás tan guapa. Después de todo tú me has enseñado algo grande, he aprendido a evitar la mentira.  Aunque no te he contado que toda la gente que me prometía sus favores me dejó solo. Sé que no me crees, que dudas, pero… ¡te debo tanto! Piensas que no fuiste importante para mí porque no hice suficiente por ti, lo siento tanto… pero yo sé que te debo mucho. Siempre te he tenido presente, no dudes… ¿por qué dudas? Quiero aprender a quererte de nuevo.”

Mateo sólo ha podido susurrarle “puedo”. Alma no sabe qué decir, la última vez tan solo le pidió un abrazo y él desapareció sin dárselo. Esperarán a que el destino vuelva a barajar sus cartas, porque el cielo ha comenzado a llorar. Se marcharán mirando atrás para ver cómo camina el otro en dirección opuesta, recordando que cuando se conocieron también llovía.



3 comentarios:

  1. Bien, me gusta. Tu Mateo y tu Alma son bastante diferentes a los personajes que elegí yo. De hecho son completamente distintos, nada que ver. Pero bueno, tampoco vamos a comparar.
    Me ha gustado, es una de esas historias que no se sabe cómo acaban, que te dejan un gusto ácido allá en el fondo, como a tristeza y melancolía mezcladas. Eso de dejar en manos del destino algo que Mateo tanto desea es muy chocante. Si, lo sé, empiezo a meterme donde no me llaman.
    Mateo necesita más chispa en esta historia...¿Un pelín de decisón?

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, da ganas de decirle a Mateo: ¿pero tú eres tonto? Pero si lo piensas bien, hay muchas personas en nuestra vida a quiénes de vez en cuándo les diríamos eso. A ellos representa Mateo, a esa gente que se queda contemplando su vida pasar sin hacer nada por involucrarse en ella. También hace referencia a las personas que nos dejan desconcertadas, quiénes sabemos lo que piensan pero no quieren decírnoslo, tienen miedo a ello...

      Eliminar
    2. Madre mía, que entrada tan buena!. Estáis hechas unas poetas, me encantáis. Lo mejor de todo es que cada una ha sabido sacar su interpretación de la canción. Una visión diferente pero tampoco opuesta, no sé si me he explicado bien. Ya tengo ganas de escribir el próximo reto semanal.
      Y, si, Mateo está como de espectador en su propia vida, en su propia historia.

      Ub beso!

      Eliminar

Se ha producido un error en este gadget.