viernes, 1 de julio de 2011

Quien te toma de la mano...



Aunque no nos demos cuenta, existen muchas manos que nos tienen sostenidos durante el camino. Hay quiénes cuentan con más personas que les dan su apoyo, hay quiénes cuentan sólo con una… pero al fin y al cabo la mayoría tenemos a alguien que nos da su mano. Mi intención no es hablaros de soledad o popularidad sino del camino a la independencia.

¿No habéis sentido necesidad de preguntarle a otro su opinión sobre algo que os pasa? Todos la hemos sentido en algún momento de nuestra vida. ¿Acaso es malo?
No, es totalmente normal pedir consejo, y necesitar a alguien que nos oriente. La clave está en esta palabra: O-R-I-E-N-T-A-R.
Orientar pero no llevarte del brazo sin dejarte tocar el suelo de tu camino.

Alguien diría…

- “Es evidente que la mayoría de gente no se deja llevar sólo por lo que le aconsejen…” 

¿De veras?

-“Yo no soy así, yo tomo mis decisiones sin necesidad de que alguien me dé su opinión…”

Sí, pero… 
¿puedes preguntarle siempre su opinión, en todos los momentos de tu vida?

“No, ese es el problema: me cuesta mucho decidirme si no oigo su voz criticando lo que hago…”

Dicho de otra forma, las personas tendemos a buscar un camino fácil, bien aplanadito. 
La gente quiere que alguien la lleve constantemente de la mano para ganar esa seguridad y tomar decisiones.
¿Qué os parece?



* Podéis ampliar un poco este tema en el libro Las 3 preguntas de Jorge Bucay.  

4 comentarios:

  1. Si, bien cierto eso que dices, no esta de mas pedir un consejo, ya que nadie lo sabe todo como para nunca necesitar una opinioncita

    :D

    ResponderEliminar
  2. Es verdad, pero... también pienso que depender siempre de que alguien nos tenga que decir qué piensa tampoco es bueno.

    ResponderEliminar
  3. Usamos demasiadas excusas para vivir...
    Me ha gustado mucho la entrada de "¿convicciones?" :)
    Un saludo

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.