lunes, 7 de marzo de 2011

¿Convicciones?

Dime qué harías si conocieras a la persona con la que compartir el resto de tu vida pero a su vez sus valores son opuestos a los que tú tenías. Y digo “tenías” porque tú ahora empiezas a dudar del mundo, ya no vives en el mismo mundo en el que creíste, si te fijas bien. Ahora ves todo diferente, como más lúcido, como lo que es real. ¿Cuál es el problema entonces? Los valores. Has anhelado una y otra vez que no fuera así, que si él fuera como tú todo sería más fácil. Sin embargo, ponte bien en situación, él te está enseñando la realidad y si rechazas comprenderle negarías la verdad. ¿Sigues? ¿Sigues adelante? Sí, esque no puedes evitarlo, una pasión te arrastra a él.”

Os he propuesto una situación en la que juegan un papel importante las convicciones, las ideas arraigadas, la capacidad de decisión, la reflexión, el aprendizaje, las pasiones, el amor.
¿Os dejaríais guiar por él? ¿Os quedaríais firmemente en vuestra covicción sobre la vida sin más?

3 comentarios:

  1. Llámala opción fifty fifty. Me explico. Cuando te enamoras de una persona lo haces tal y como es, sin cambios. Tal vez una parte de él no te guste, pero te gustó así y mutar ese pequeño defecto puede cambiarlo todo porque cada rasgo de él, aunque sea negativo , te gusta, te atrae y te ha llevado a su lado. Obligarlo a cambiar sería caer en el error de querer hacerlo a nuestra medida. Por otra parte nosotras también estamos configuradas de una manera, tenemos nuestros sueños, nuestras aspiraciones, nuestra posición ante la vida. Y aunque pueda cambiar nuestra visión no debemos dejarnos guiar por lo que alguien nos imponga. Lo que nos hace especiales, lo que nos distingue de las demás, eso es algo que no debemos dejar que cambie. Al menos, no para empeorarlo, para dejar de ser nosotras mismas: con nuestras manías, nuestros defectos...

    ResponderEliminar
  2. Una delicia tu blog!!! Me encanta!

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo con Miercoles, cuando te enamoras de alguien tambien lo haces de sus defectos y de sus ideas aunque no coincidan con las tuyas. No puede cambiar él, ni puedes cambiar tu, solo te puedes adaptar. A mi modo de ver, la persona de la que nos enamoramos nos enseña otra perspectiva de la vida y ello no tiene que significar que sea malo al contrario.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.