sábado, 17 de noviembre de 2012

#RetoSemanal: Las Cosas Que He Visto de Eros Ramazotti

Esta semana os dejo un micro-relato del que me siento más orgullosa. A día de hoy me parece inevitable dejar de lado todas las protestas en vano que nos atañen. Me gusta pensar que la gente de verdad no se siente indiferente ante los vídeos, fotografías o vivencias de la gente que lucha por que se escuche al pueblo.
Aquí os dejo la historia de Libertad, nace a partir de la letra "Las cosas que he visto" de Eros Ramazotti. Libertad es joven y llena de pasión por la justicia, pero nunca sabremos si las experiencias acallarán su voz.




-Libertad, no entiendo por qué ayer te pasaste una hora metida en un autobús, caminando media hora cargando con una pesada pancarta. Y total… ¡Para pasarte toda la mañana en medio de una aglomeración!

La multitud gritaba pareados que denigraban al gobierno. Se oían de fondo algunos pitidos y aún más a lo lejos, los helicópteros de vigilancia que acababan de sembrar la zona. Libertad siempre ha sido bajita y, como decía su abuela, “algo canija”; pero eso no importa, al menos su pequeña presencia ocupaba un espacio entre la multitud. Miraba a lo lejos y tan solo veía banderas de opiniones diversas que le cubrían la cabeza, ondeando al viento que llegaba. Se acordó de que las banderas suelen ondear hacia el viento que predomina… nunca le han gustado las banderas. La mente de Libertad comenzó a volar entre los recuerdos de Mozambique, hace ya dos años que la idea de viajar allí como voluntaria la atrapó y ya no se pudo deshacer de ella. Los niños sin escuela, danzando por las calles buscando comida, la tierra sedienta, pueblo enteros a la deriva llenos de hambre… Por eso, había decidido que aunque las vivencias con aquella gente le quedaran ahora lejos, dejaría su granito de arena escribiendo en su pancarta. Haciéndose ver aunque sea como un punto en una gran masa, porque sabía que no quería leer el estupor de la miseria en su tierra. Ahora, algunas banderas habían avanzado hacia adelante, y se las imaginó en la televisión o en los libros de historia de su descendencia. Se negaba a que la siguiente página de esos libros fuese la imagen de la desolación, el poder de la corrupción, el valor de la mentira en las elecciones… Libertad sabía que su vida se escribía a cada línea, a cada acción por pequeña que fuese. Se sentía pequeña entre tanta gente, pero sabía que su voz no puede quedarse callada.

Empezaron a correr.
Libertad mira por todas partes y la gente le adelanta por todos sus lados.
-¡No os vayáis, hay que luchar contra este horror…!
Nadie la escucha, salvo un grupo de hombres con casco vestidos de oscuro que la apresan. Libertad ha perdido su pancarta, pero no su voz… de momento. 


2 comentarios:

  1. Curiosa metáfora la de tu entrada. Evidentemente, es adecuada para la situación actual. Sin embargo, creo que la libertad existe en muchas partes y se presenta de muchas maneras. No sólo en manifestaciones. A veces se acude a estas coaccionado, por figurar, por ser uno más. Y eso tampoco es usar la libertad de forma correcta. Si se asiste es porque uno está de acuerdo con lo que se reivindica y cree que es una forma de solucionarlo o de mostrar lo que está pasando.

    Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miércoles, veo que has captado bien la esencia de este texto. Libertad pretende demostrar que si uno va a una manifestación no es por decir "yo he ido" sino para luchar por lo que cree a pesar de todo lo que pueda ocurrir

      Eliminar

Se ha producido un error en este gadget.